Rosa

Rosa (ROSA SP.)

Los rosales son plantas arbustivas, algunas trepadoras, con tallo generalmente espinoso que alcanzan de 2-5m de altura. El tallo es semileñosos, casi siempre erectos de textura, en su mayoría rugosa y escamosos, con notables formaciones epidérmicas de variadas formas, estípulas persistentes y bien desarrolladas (espinas). Sus hojas pueden ser perennes o caducas, pecioladas, compuestas e imparipinnadas, con foliolos de margen serrado (5 – 11 foliolos). Debido a la gran cantidad de hibridaciones, existen flores de diversas formas y características diferentes. Por lo general, son hermafroditas, con simetría radial, perianto bien desarrollado y se disponen de forma solitaria o en inflorescencias en corimbo. El fruto es conocido como cinorrodón. Se trata de un poliaquenio encerrado en un receptáculo carnoso, oval y de color rojizo en su madurez.

Share on facebook
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
  • Afecciones
  • Características

Escoba negra (Sida acuta)
Malva blanca (Urena lobata)
Pinta pan (Wissadula amplissima)
Bledo manso (Amaranthus viridis)
Bledo (Amaranthus dubius)
Bledo espinoso (Amaranthus spinosus)
Rabo de gato (Achyranthes aspera)
Frijolillo (Macroptilium lathyroides)
Tostón (Boerhavia erecta)
Hierba mora (Solanum nigrum)
Chamico (Datura stramonium)
Volatím (Cleome gynandra)
Coquito (Cyperus rotundus)
Pasto argentina (Cynodon dactylon)
Pata de gallina (Eleusine indica)
Liendre puerco (Echinochloa colona)
Verdolaga (Portulaca oleracea)
Flor de pascua (Euphorbia heterophylla)
Escoba amarga (Parthenium hysterophorus)
Caminadora (Rottboellia cochinchinensis)
Barba de indio (Chloris barbata)
Guizazo (Cenchrus echinatus)
Tripa de pollo (Chamaesyce hirta)
Hierba lechera (Chamaesyce hyssopifolia)
Sanguinaria (Alternanthera tenella)
Botón de plata (Melanthera deltoidea)
Cadillo (Bidens pilosa)

Arañita (Tetranychus urticae)
Pulgón verde (Macrosiphum rosae)
Nemátodos (Meloidogyne, Pratylenchus, Xiphinema)
Thrips (Frankliniella occidentales, Thrips palmi)

Mildeo velloso o tizón (Peronospora sparsa)
Oídio (Sphaerotheca pannosa)
Roya (Phragmidium disciflorum)
Botritis (Botrytis cinerea)
Agallas o tumores (Agrobacterium tumefaciens)

1. Con las medidas preventivas correctas, la densidad de las malezas puede ser reducida, sin embargo no es suficiente para los periodos críticos del inicio de la siembra, por lo cual, el deshierbe manual es probablemente la forma más importante del control mecánico, ya que este se debe realizar en todo el ciclo del cultivo.

2. Para llevar un control de plagas y prevenir el ataque de estas al cultivo de las rosas, se debe llevar un monitoreo permanente a las plantas para detectar las plagas antes de que se conviertan en un problema.

3. Para el control de enfermedades, es muy importante el control preventivo, ya que las infecciones severas son muy costosas de eliminar. Para ello, se debe mantener el control de temperatura y humedad; evitar la suculencia de los tejidos; eliminación de los tejidos infectados; desinfectar herramientas. Como control químico, se recomienda realizar tratamientos con productos preventivos, curativos y erradicantes. Se recomienda alternar productos de diferentes grupos sistémicos.

Familia
Rosaceae
Variedad
1. Rojas (40-60% de la demanda): First Red, Dallas, Royal Red, Grand Gala, Koba, Red Velvet.

2. Rosas (20-40% de la demanda): Anna, Noblesse, Vivaldi, Sonia, Omega, Versilia.

3. Amarillas: Golden Times, Texas, Starlite, Live.

4. Naranjas: Pareo.

5. Blancas: Virginia, Tineke, Ariana.

6. Bicolores: Candia, Simona, Prophyta, La Minuette.

La rosa se considera originaria de la China y se habla de ella desde hace más de 4.000 años. En su proceso de expansión, la rosa llegó a la India, Persia, Grecia, Italia y España, países que conocieron la rosa a todo lo largo de su historia.

A principios del siglo XIX, la emperatriz Josefina de Francia mandó a recolectar por toda Europa todas las variedades de rosas. En 1815, Francia se puso a la vanguardia de este cultivo. Diez años después ya se conocían más de 5.000 variedades. Posteriormente las rosas fueron traídas a América por hispanos y sajones, y hoy en día, se cultiva comercialmente en varios países de este continente, especialmente en Estados Unidos de Norteamérica, México, Colombia, Ecuador, Costa Rica y Guatemala.
Para la mayoría de los cultivares de rosa, las temperaturas óptimas de crecimiento son de 17 ºC a 25 ºC, con una mínima de 15 ºC durante la noche y una máxima de 28 ºC durante el día.

La rosa se adapta muy bien a diferentes tipos de suelo. Los mejores suelos se dicen que son los de textura media o de textura equilibrada. Este tipo de suelo puede consistir en arena de 35 a 55%, 25 a 45% limo, arcilla de 10 a 25% y una cantidad de materia orgánica entre 2 y 5%. Las rosas toleran un suelo ácido, aunque el pH debe mantenerse en torno a 6.

1. Preparación del suelo: es conveniente realizar una labor de subsolado (mínimo 40cm) con el fin de mantener un terreno suelto para el correcto desarrollo de las raíces. Seguidamente, se debe proceder a la nivelación del mismo.

2. En el caso de realizar un abonado de fondo, es necesario un análisis previo del suelo. Si dicho abonado, se decide realizar con materia orgánica, es necesario que esté compostado, pues de lo contrario la planta puede sufrir daños e incluso morir. Después dicho abonado, se debe realizar un riego abundante.

3. También resulta conveniente la desinfección del suelo, sobre todo en suelos donde se ha cultivado previamente rosa. Esta desinfección, se puede llevar a cabo con calor, vapor de agua, o incluso por medio de productos químicos autorizados.

4. Plantación: la plantación se puede realizar en cualquier época del año si la plántula viene en cepellón.

5. Formación de la planta: existen dos tipos de conducción para la formación de la planta; tradicional o de porte alto y doblado o porte bajo.

6. Entutorado: esta labor se realiza conforme va creciendo el cultivo. Para ello se utilizan estacas de madera dura colocadas en los extremos de las camas o alambres tensados a cada lado de la misma.

7. Poda: se recomienda realizar la poda después de la cosecha. Se debe efectuar sobre la segunda o tercera hoja de cinco folíolos desde la base del tallo. Es importante no realizar el corte sobre una yema situada en una hoja de tres folíolos, pues ésta no produce flor.

8. Desbrotado y desbotonado: esta labor se realiza para obtener una flor de alta calidad por tallo. El desbrotado consiste en eliminar los brotes laterales que crecen del tallo principal. En cambio, el desbotonado consiste en eliminar la porción del tallo por debajo de la primera hoja verdadera (cinco folíolos) desde el extremo, ya que las yemas situadas en la mitad inferior del tallo darán lugar a flores con tallo largo.

9. Riego: se deben aplicar riegos frecuentes y de corta duración, evitando el encharcamiento.

Descripción

PRODUCTOS RECOMENDADOS

Top

Tipo de Producto