Antracnosis en mora

Colletotrichum gloesporioides (Penz.) Penz & Sacc.

La enfermedad afecta ramas, tallos, pecíolos y hojas. Su ataque se manifiesta inicialmente en ramas, tallos y pecíolos por cambios de su color verde normal hacia tonos violeta o morado. Con el progreso de la enfermedad las manchas se agrandan, el centro toma una coloración grisácea con bordes oscuros, luego aparecen las estructuras reproductivas del patógeno, constituidos por acérvulos y masa de conidias de color salmón.

Sus estructuras reproductivas se desarrollan en forma de acérvulos o peritecios, que se localizan debajo de los tejidos epidermales de la corteza.

Share on facebook
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

SINÓNIMO: Glomerella cingulata (Stoneman) Spauld. & H. Schrenk Colletotrichum acutatum J.H. Simmonds
ORDEN: Ascomycetes

Antracnosis del fruto, muerte descendente, secadera
Es considerada como una de las enfermedades más frecuentes, más severas y más distribuidas en los cultivos de frutales ubicados en climas fríos y cálidos. En mora reduce en forma considerable la producción, al ocasionar la muerte de las ramas y los tallos de la planta. La Antracnosis es una enfermedad que en Colombia causa pérdidas superiores al 50% hasta un 90% en tomate de árbol, manzano y mora.
C. gloeosporioides es un hongo de distribución cosmopolita y con predominancia en los trópicos y subtrópicos. Esta enfermedad es la más importante en Colombia, debido a su amplia distribución y a la magnitud de las pérdidas que ocasiona. Se presenta en los departamentos de Antioquia, Caldas, Risaralda, Cesar, Cundinamarca, Boyacá, Huila, Magdalena, Nariño, Tolima, Cauca y Valle del Cauca.
Inicialmente, en los tallos y ramas se observan manchas de color morado o violáceo, que los cubren parcial o totalmente. Luego las lesiones se tornan negras y se secan; de ahí que en algunas zonas de la enfermedad se conozca con el nombre de palo negro. Al interior los tallos afectados se observa una necrosis (muerte de tejidos) de color café claro. El hongo penetra por los bordes tiernos de las ramas, las cuales se ennegrecen y las hojas recién formadas se marchitan, amarillan y mueren adheridas a la planta.Con alguna frecuencia, la enfermedad también se manifiesta en las yemas, presentando manchas de color oscuro a su alrededor, las cuales tienen bordes bien definidos. Los frutos formados en ramas y pedúnculos afectados no maduran uniformemente.
El desarrollo de la enfermedad es favorecido por temperaturas de 25°C y humedad relativa mayor del 95%. Estas condiciones son favorables para la formación de los apresorios y la germinación de las esporas. Sin embargo, es necesario que una película de agua permanezca sobre el tejido vegetal por lo menos cuatro horas, para que inicie el proceso de infección.
Tallos, ramas, hojas, brotes y frutos.
Los procesos de germinación, penetración, infección y producción de esporas son favorecidas por las altas temperaturas, el tiempo húmedo y la lluvia. El patógeno puede penetrar directamente o a través de las lesiones o heridas causadas en la planta durante las labores de cultivo, tales como podas de ramas, recolección de frutos o desyerba. La infección y el desarrollo de la lesión ocurren en forma rápida cuando se presentan condiciones favorables, como la alta humedad ambiental. Las masas de esporas o conidias producidas en una sustancia mucilaginosa son diseminadas fácilmente por el salpique de agua, por el viento o por las herramientas de trabajo.Luego penetra la pared celular de la planta, ocasionando la necrosis del tejido que se expresa por medio de los síntomas de antracnosis, característicos de las enfermedades y ocasionadas por este género de patógenos.

Tomate de árbol, mora, manzana, ñame, cítricos, fresa, ciruela, aguacate, etc.

Los ataques más severos a los frutos ocurren cuando coincide el estado más susceptible del cultivo (floración y fructificación).
1. Realizar inspecciones al cultivo durante los periodos lluviosos a fin de detectar oportunamente el ataque de la enfermedad.2. Semanalmente se deben eliminar los frutos afectados por antracnosis, recoger los frutos caídos y enterrarlos en un foso, cubriéndolos con una capa de cal o tierra. De igual manera, después de la poda sanitaria, se deben retirar los residuos vegetales enfermos y enterrar en lugares alejados.

3. Podar y destruir las ramas y los tallos que se encuentren afectados.

4. Mantener buena aireación con la poda de ramas improductivas, las que ya fructificaron o ampliar las distancias de siembra y evitar la siembra de otras especies entre las calles.

5. Para el control de esta enfermedad se están realizando pruebas con el hongo Trichoderma spp., es un tipo de hongo anaerobio facultativo que se encuentra de manera natural en un número importante de suelos agrícolas y otros tipos de medios.

6. Establecimiento del cultivo con distancias de siembra amplias (4 m x 4 m), en cuadro o tresbolillo; esto con el fin de facilitar la aireación y proporcionar una mayor iluminación al cultivo.

7. Realizar podas como una práctica que busca orientar la forma del árbol, regular su crecimiento a una altura máxima de dos metros.

Descripción

SINÓNIMO: Glomerella cingulata (Stoneman) Spauld. & H. Schrenk Colletotrichum acutatum J.H. Simmonds
ORDEN: Ascomycetes

Antracnosis del fruto, muerte descendente, secadera
Es considerada como una de las enfermedades más frecuentes, más severas y más distribuidas en los cultivos de frutales ubicados en climas fríos y cálidos. En mora reduce en forma considerable la producción, al ocasionar la muerte de las ramas y los tallos de la planta. La Antracnosis es una enfermedad que en Colombia causa pérdidas superiores al 50% hasta un 90% en tomate de árbol, manzano y mora.
C. gloeosporioides es un hongo de distribución cosmopolita y con predominancia en los trópicos y subtrópicos. Esta enfermedad es la más importante en Colombia, debido a su amplia distribución y a la magnitud de las pérdidas que ocasiona. Se presenta en los departamentos de Antioquia, Caldas, Risaralda, Cesar, Cundinamarca, Boyacá, Huila, Magdalena, Nariño, Tolima, Cauca y Valle del Cauca.
Inicialmente, en los tallos y ramas se observan manchas de color morado o violáceo, que los cubren parcial o totalmente. Luego las lesiones se tornan negras y se secan; de ahí que en algunas zonas de la enfermedad se conozca con el nombre de palo negro. Al interior los tallos afectados se observa una necrosis (muerte de tejidos) de color café claro. El hongo penetra por los bordes tiernos de las ramas, las cuales se ennegrecen y las hojas recién formadas se marchitan, amarillan y mueren adheridas a la planta.Con alguna frecuencia, la enfermedad también se manifiesta en las yemas, presentando manchas de color oscuro a su alrededor, las cuales tienen bordes bien definidos. Los frutos formados en ramas y pedúnculos afectados no maduran uniformemente.
El desarrollo de la enfermedad es favorecido por temperaturas de 25°C y humedad relativa mayor del 95%. Estas condiciones son favorables para la formación de los apresorios y la germinación de las esporas. Sin embargo, es necesario que una película de agua permanezca sobre el tejido vegetal por lo menos cuatro horas, para que inicie el proceso de infección.
Tallos, ramas, hojas, brotes y frutos.
Los procesos de germinación, penetración, infección y producción de esporas son favorecidas por las altas temperaturas, el tiempo húmedo y la lluvia. El patógeno puede penetrar directamente o a través de las lesiones o heridas causadas en la planta durante las labores de cultivo, tales como podas de ramas, recolección de frutos o desyerba. La infección y el desarrollo de la lesión ocurren en forma rápida cuando se presentan condiciones favorables, como la alta humedad ambiental. Las masas de esporas o conidias producidas en una sustancia mucilaginosa son diseminadas fácilmente por el salpique de agua, por el viento o por las herramientas de trabajo.Luego penetra la pared celular de la planta, ocasionando la necrosis del tejido que se expresa por medio de los síntomas de antracnosis, característicos de las enfermedades y ocasionadas por este género de patógenos.

Tomate de árbol, mora, manzana, ñame, cítricos, fresa, ciruela, aguacate, etc.

Los ataques más severos a los frutos ocurren cuando coincide el estado más susceptible del cultivo (floración y fructificación).
1. Realizar inspecciones al cultivo durante los periodos lluviosos a fin de detectar oportunamente el ataque de la enfermedad.2. Semanalmente se deben eliminar los frutos afectados por antracnosis, recoger los frutos caídos y enterrarlos en un foso, cubriéndolos con una capa de cal o tierra. De igual manera, después de la poda sanitaria, se deben retirar los residuos vegetales enfermos y enterrar en lugares alejados.

3. Podar y destruir las ramas y los tallos que se encuentren afectados.

4. Mantener buena aireación con la poda de ramas improductivas, las que ya fructificaron o ampliar las distancias de siembra y evitar la siembra de otras especies entre las calles.

5. Para el control de esta enfermedad se están realizando pruebas con el hongo Trichoderma spp., es un tipo de hongo anaerobio facultativo que se encuentra de manera natural en un número importante de suelos agrícolas y otros tipos de medios.

6. Establecimiento del cultivo con distancias de siembra amplias (4 m x 4 m), en cuadro o tresbolillo; esto con el fin de facilitar la aireación y proporcionar una mayor iluminación al cultivo.

7. Realizar podas como una práctica que busca orientar la forma del árbol, regular su crecimiento a una altura máxima de dos metros.

PRODUCTOS RECOMENDADOS

Top

Tipo de Producto