Sigatoka negra

Mycosphaerella fijiensis Morelet

 

Las manchas crecen convirtiéndose en rayas de color marrón delimitadas por las nervaduras. El color de las rayas va haciéndose más oscuro, algunas veces con un matiz púrpura o negro, y visible en el haz. Luego las lesiones se amplían, tornándose fusiformes o elípticas, y se oscurecen aún más formando las rayas negras de las hojas características de la enfermedad. Por ultimo las manchas se secan y presenta un estado de amarillamiento, que con el tiempo llegan a tornarse más claras.

Share on facebook
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

SINÓNIMO: Cercospora fijiensis M. Morelet.
ORDEN: Capnodiales.

Sigatoka negra o raya negra.
La sigatoka negra es una de las enfermedades más destructivas que afectan los cultivos de plátano y banano a escala mundial. La enfermedad produce destrucción rápida del área foliar, reduce la capacidad fotosintética de la planta, estimula la maduración precoz de los racimos y daña por consiguiente la calidad de la fruta, al reducir hasta en un 60% el peso de los racimos, cuando no se implementan medidas de control efectivas.
La sigatoka negra se originó en Paupa Nueva Guinea e Islas Salomón, desde 1927, se dispersó a Taiwan, Fiji, Hawaii, Filipinas y otras islas del Pacifico asiático. La sigatoka negra fue registrada por primera vez en las islas Fiji en 1963, donde en poco tiempo se diseminó. En Colombia la enfermedad se presentó por primera vez en 1981 en la zona bananera de Urabá (Apartadó - Antioquia), extendiéndose desde allí a todo el país.

Pequeñas líneas de color rojo o café se hacen visibles en el envés de la hoja, conocidas como pizcas. Luego con el transcurso del tiempo las pizcas se hacen más amplias, se alargan tomando rayas café paralelas a la venación, que pueden ser visibles en el haz. Las estrías continúan alargándose cambiando su color a un tono café oscuro o negro. Finalmente las manchas se secan originando depresión en el tejido enfermo y se presenta un estado de amarillamiento, luego adquiere un color café claro, que con el tiempo llega a tonalidades más claras.

El hongo tiene una temperatura ideal para su desarrollo de 25 a 28 °C, germinan con una humedad relativa entre 92 a 100%. Su presencia se da en regiones húmedas entre los 1000 y 1600 msnm, y los suelos con texturas franco arcillosas; pH ácido favorecen al desarrollo del hongo y suelos pobres en calcio reúnen condiciones adecuadas para el desarrollo del hongo. También, se necesita un brillo solar adecuado para el desarrollo de la enfermedad que se aproxime a los 1.770 h.
La sigatoka negra es la enfermedad foliar más destructiva que ataca el género Musa. Directamente afecta sólo las hojas de banano y plátano, de manera más rápida y severa que la sigatoka amarilla.
El proceso de germinación inicia con la deposición de las ascosporas del hongo, que han sido liberados por el viento sobre las hojas libres de la enfermedad. Las ascosporas germinan en un periodo de 2 a 6 horas, forman tubos germinativos que se extienden y ramifican en busca de estomas. De este modo se inicia el proceso de penetración que tarda de 2 a 3 días. El tiempo entre germinación y aparición de la primera pizca dura 17 días en banano y 29 en plátano. Luego las ascosporas de origen sexual se desarrollan en el interior de cuerpos fructíferos y se desprenden de las lesiones. Mientras que las conidias de origen asexual se producen sobre los conidióforos y se desprenden por acción de agentes ambientales como agua y viento. Por último el hongo logra diseminarse por 3 vías principalmente, puede ser por material vegetativo infectado (hojas enfermas, retoños infectados), dispersión de ascosporas (durante la reproducción sexual) y dispersión de conidias (producida en la reproducción asexual. Las conidias se propagan a cortas distancias en la misma planta o en plantas vecinas; las ascosporas pueden recorrer con el viento cientos de kilómetros.
La infección ocurre en las hojas más jóvenes tan pronto abren. El mejor lugar para desarrollarse la enfermedad es la hoja bandera que es más tierna y ofrece menos resistencia al viento por lo que las conidias del hongo se depositan más fácilmente.

1. Establecer cultivos de acuerdo con la variedad indicada a las condiciones climáticas y de suelo apropiadas.

2. Tener un sistema de siembras, tanto de monocultivos como en cultivos intercalados, se debe sembrar en surcos o hileras. En terrenos planos, utilizar el sistema de trazado en cuadro o en rectángulo. En terrenos inclinados, el sistema de triángulo o en curvas de nivel.

3. Para disminuir la intensidad de la enfermedad se debe reducir al máximo la formación y duración de agua sobre las hojas. Se debe construir drenajes, para lograr la evacuación de las aguas. Evitar la irrigación por aspersión y establecer un sistema de sombrío permanente para reducir la formación de rocío.

4. Es necesario controlar frecuentemente y oportunamente las malezas con el fin de evitar retrasos y pérdidas en la producción. El manejo se puede hacer integrado, utilizando métodos de control cultural, manual y químico.

5. Realizar eliminación de colinos, destronque y descoline o deshoje, para mantener una población constante. Hacer despuntes, podas y cirugías a las hojas en las áreas afectadas.

6. Mantener un buen programa de fertilización, ya que estos ayudan a las plantas a protegerse y recuperarse de la infección. Incluir algunos elementos como el silicio, cobre, calcio, boro y zinc.

7. La aplicación de fungicidas debe realizarse antes de que el hongo infecte las hojas o antes de que la infección pase la etapa primaria. Se recomienda aplicar fungicidas como Centauro 720 SC en dosis (1,3 – 2,08 L/Ha) fungicida de protección, Kurdo 250 EC en dosis (0,4 L/Ha) fungicida sistémico y de contacto con acción preventiva, curativa y erradicante y el Invezeb 80 WP en dosis (2,0 Kg/Ha) fungicida de contacto con actividad preventiva.

Descripción

PRODUCTOS RECOMENDADOS

Top

Tipo de Producto