Botrytis en tomate

Botrytis cinerea Pers. Ex. Fr.

Esta enfermedad ataca en varias partes de la planta, aunque sus daños importantes se presenta en el estado adulto, el hongo puede causar enfermedades en plántulas en los semilleros o inmediatamente después del trasplante. La enfermedad puede afectar a hojas, tallo y frutos. Los tallos quedan anillados por la invasión progresiva del hongo o por infecciones en cicatrices de poda mal realizada, originándose entonces lesiones elípticas de hasta 10 cm de diámetro, que producen el marchitamiento de la planta por encima de este punto. Donde esto ocurre el patógeno puede tener éxito en colonizar el tejido vascular y distribuirse sistemáticamente en la planta. En las hojas se desarrollan lesiones necróticas en forma de V, desde los márgenes hacia el interior de la lámina. Se cubren del típico moho grisáceo del hongo, posteriormente se marchitan y mueren. La pudrición de frutos comienza con una invasión primaria del cáliz, que progresa durante el desarrollo del fruto. En condiciones de alta humedad prolongada se produce necrosis de flores y una cuajada deficiente.

Share on facebook
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

Sinónimo:
Botryotinia fuckeliana (de Bary) Whetzel, Haplaria grisea Link, Botrytis vulgaris Link.:Fr., Sclerotinia fuckeliana (de Bary) Fuckel).
Orden:
Helotiales

Botrytis, moho gris, mancha fantasma del fruto.
Este hongo es el más importante que ataca los cultivos de tomate y otras hortalizas. Si no se logra un control aceptable de la enfermedad se pueden producir importantes pérdidas en el cultivo. El moho gris, ataca todas las partes vegetativas de la planta de tomate formando sobre los tejidos atacados en condiciones de alta humedad cantidad de esporas que al ser agitadas por las prácticas de manejo o el viento, produce una dispersión importante de la enfermedad. Las pérdidas en postcosecha son también importantes y se ocasionan por frutos almacenados con infección latente que, en condiciones de incubación con una alta humedad relativa, producen contaminación de los frutos sanos que están en contacto con aquellos. Puede causar pérdidas de hasta el 80% en frutos.
El género Botrytis fue descrito por primera vez en 1729 por Micheli, desde esta fecha y en especial la especie Botrytis cinerea ha sido muy estudiado por causar grandes pérdidas económicas en plantas cultivadas. Este patógeno se encuentra distribuido en todo el mundo y afecta más de 200 géneros de plantas incluyendo al chile y tomate. En Colombia es una de las enfermedades aéreas más importante en cultivos de invernaderos y al aire libre, sus reportes son más incidentes en Antioquia y Huila.

El hongo afecta flores, tallos y frutos. En hojas el hongo produce lesiones de color café oscuro, localizadas en el ápice, caracterizadas por no presentar halo clorótico pero si algunos anillos concéntricos por el haz de la hoja y un abundante moho café por el envés de la misma, que corresponde a la esporulación del hongo que causa la enfermedad. El patógeno afecta los pecíolos de las hojas y las flores, donde también produce lesiones de color café claro a oscuro con abundante esporulación.

El hongo puede afectar frutos recién formados, verdes y próximos a cosecha; en estos se presentan lesiones blandas y acuosas, de color café claro, localizadas principalmente en la región apical y en la unión del pedúnculo con el fruto, las cuales se caracterizan por la abundante esporulación de color grisáceo o café oscuro.

Cuando en cultivos de tomate se presentan condiciones de humedad relativa baja, el hongo no desarrolla los síntomas típicos de pudrición acuosa o moho gris y aparece la llamada mancha fantasma en los frutos. Los frutos de tomate con la mancha fantasma presentan lesiones de forma circular blanca, en forma de aro o anillo, con un diminuto punto café en su centro.

En el tallo se presentan lesiones largas y deprimidas, de forma circular a elíptica, cubiertas de abundante micelio y esporas de color café oscuro, que pueden comprometer uno o varios de los tallos y producir en un estado avanzado del daño el doblamiento del tallo y causar la muerte de la planta.

El desarrollo del moho gris es favorecido por altas densidades de siembra, lluvias continuas, humedad relativa alta entre 90-95% y temperaturas entre 15 y 22°C. El hongo se disemina fácilmente por el viento, las herramientas y el salpique del agua de lluvia.
Afecta a flores, tallos, hojas, pedúnculos y frutos.

El hongo coloniza con frecuencia tejidos senescentes, tales como pétalos, que al contactar con otros tejidos provocan la infección en ellos. Por eso, son característicos los ataques en frutos en las zonas de inserción con la flor o donde ha quedado adherida la flor al caer. Las infecciones en hojas pueden producirse directamente al caer una espora sobre ellas o por el contacto con un tejido infectado, se forma entonces una lesión húmeda, transparente, que avanza por toda la hoja llegando al peciolo. Si prosigue la invasión en éste se forman lesiones elípticas en el tallo en la zona de inserción; con cierta frecuencia, la lesión puede llegar a rodear el tallo y provocar la muerte de la rama o de la parte de la planta por encima de ella. Con similares consecuencias se producen invasiones del tallo por la colonización por parte del hongo de los restos de poda o deshojados, sobre todo si estos no se hacen correctamente, hasta poder causar la muerte de la planta.

La presencia de heridas y microheridas en cualquier zona de la planta favorece la entrada del hongo en los tejidos de la misma, desarrollandose en ellas los síntomas característicos.

El hongo sobrevive en el suelo en forma de esclerocios (estructuras de resistencia ante condiciones ambientales adversas) o asociados a restos de tejidos enfermos de tomate u otros cultivos o maleza. Se disemina a través del viento el que trasporta las conidias producidas sobre tejidos senescentes.

Tomate, fresa, uva, pimiento, manzana, pera, cebolla, cítricos, clavel, crisantemo, rosas, violeta africana, begonia, ciclamino, dalia, geranio, jacinto, lirio, tulipán, mora, lulo, alcachofa, fríjol, remolacha, col, zanahoria, pepino, berenjena, plátanos, lechuga, ají, calabaza, arándanos.

El hongo afecta en etapas de floración y desarrollo de frutos y en cosecha.

1. Realizar revisiones semanales en el cultivo durante los periodos lluviosos para detectar los síntomas de la enfermedad.

2. Se recomienda una buena aireación dentro del cultivo mediante deshoje, poda y recolección de partes afectadas.

3. Adecuado manejo de arvenses y acompañado de aspersiones foliares de cepas de Trichoderma koningii, las cuales disminuyen el moho gris en el cultivo.

4. Evitar la presencia de agua libre sobre las plantas.

5. Evitar el exceso de fertilización nitrogenada, que lleva a un excesivo crecimiento vegetativo, lo cual a su vez, produce un microclima apto para la infección.

6. Se deben inspeccionar los trasplantes antes de llevarlos a campo, se debe mantener un bajo nivel de humedad superficial cuando se tienen frutos en la planta.

Descripción

PRODUCTOS RECOMENDADOS

Top

Tipo de Producto