Botrytis en lulo

Botrytis cinerea Pers. Ex. Fr.

B. cinerea causa la pudrición y caída de flores y frutos, éstas se caen antes de tiempo y se presenta un secamiento de color café claro de las partes terminales de los pedúnculos que sostienen las flores y los frutos. Cuando las lluvias son frecuentes el hongo afecta todo el racimo de frutos donde se observa una masa fungosa de apariencia algodonosa de color gris a negro.

Los frutos se momifican y permanecen adheridos a los racimos. B. cinerea afecta los pedúnculos que sostienen los frutos causando una lesión de color café claro donde el hongo esporula abundantemente. El hongo también causa lesiones de color café claro localizadas en el ápice de las hojas. Por el envés de las hojas, las lesiones se caracterizan por presentar un crecimiento afelpado de color café oscuro donde se visualizan las esporas y conidióforos (esporulación) del hongo que causa la enfermedad.

Share on facebook
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
  • Detección
  • Perjuicios

SINÓNIMO:  Botryotinia fuckeliana (de Bary) Whetzel, Haplaria grisea Link, Botrytis vulgaris Link.:Fr., Sclerotinia fuckeliana (de Bary) Fuckel).
ORDEN: Helotiales

Moho gris, botrytis, pudrición del fruto.
Ha sido considerado de alta importancia ya que afecta un amplio número de cultivos especialmente aquellos de alto valor como ornamentales, hortalizas y frutales alrededor del mundo. Sin control efectivo pre y pos cosecha ocasiona grandes pérdidas económicas pues afecta la productividad no solo en términos de cantidad sino de calidad del producto cosechado. En 1996 el moho gris fue considerado una de las enfermedades más limitantes en cultivos frutales en el Oriente Antioqueño, de acuerdo con estudios de incidencia donde se demostró que B. cinerea era responsable de pérdidas que oscilan entre 52 y 76% de la fruta cosechada afectada por enfermedades.
El género Botrytis fue descrito por primera vez en 1729 por Micheli, desde esta fecha y en especial la especie Botrytis cinerea ha sido muy estudiado por causar grandes pérdidas económicas en plantas cultivadas. Este patógeno se encuentra distribuido en todo el mundo y afecta más de 200 géneros de plantas incluyendo al chile y tomate. En Colombia es una de las enfermedades aéreas más importante en cultivos de invernaderos y al aire libre, sus reportes son más incidentes en Antioquia y Huila.
Los síntomas se manifiestan principalmente en las estructuras reproductivas de la planta y pueden ocasionar la pérdida total de la producción. Las flores afectadas presentan coloraciones pardas en los pétalos. Los pedúnculos o tallos florales se necrosan, lo cual afecta el “cuajado” de los frutos, pues estos mueren y se momifican rápidamente. Pueden permanecer adheridos a los racimos, donde el hongo continúa esporulando.El hongo también causa lesiones de color café claro en el ápice de las hojas; por el envés, estas lesiones presentan un crecimiento afelpado de color café oscuro donde se observan las esporas y conidióforos del hongo (esporulación) que causa la enfermedad.Cuando la enfermedad se presenta en frutos ya formados, el moho gris causa una pudrición húmeda que los descompone totalmente; en los que apenas se están formando, ocasiona necrosis y momificación. Aparentemente, los frutos verdes son muy susceptibles si existen las condiciones adecuadas (temperatura y humedad) para el desarrollo del microorganismo.
El desarrollo del moho gris es favorecido por altas densidades de siembra, lluvias continuas, humedad relativa alta entre 90-95% y temperaturas entre 15 y 22°C. El hongo se disemina fácilmente por el viento, las herramientas y el salpique del agua de lluvia.
Hojas, frutos, tallos secos y los pétalos de las flores.
Botrytis cinerea se caracteriza por sus cuerpos fructíferos, los conidios son hialinos, unicelulares, ovoides sobre extremos redondeados, engrosados y de conidióforos ramificados que se desarrollan libres sobre la superficie de los tejidos infectados. En ocasiones el patógeno forma esclerocios aplastado e irregulares o hemisféricos, de color negro que se desarrollan sobre, o debajo de la epidermis del tejido infectado. Dada su característica de patógeno saprófito ocasiona la muerte del tejido luego de su infección, las colonias afectan hojas, frutos, tallos secos y los pétalos de las flores.El hongo puede permanecer como saprofito sobre restos vegetales y tejidos muertos de planta, hasta que encuentra las condiciones favorables para su desarrollo. Sin condiciones favorables puede invernar como esclerocios y micelio resistente, en plantas vivas, restos de cosecha y restos de poda. El micelio resistente tendrá capacidad de reproducción, resistencia y diseminación, convirtiéndolo en una fuente de inóculo muy importante para la siguiente infección.

Tomate, fresa, uva, pimiento, manzana, pera, cebolla, cítricos, clavel, crisantemo, rosas, violeta africana, begonia, ciclamino, dalia, geranio, jacinto, lirio, tulipán, mora, lulo, alcachofa, fríjol, remolacha, col, zanahoria, pepino, berenjena, plátanos, lechuga, ají, calabaza, arándanos.

La etapa más susceptible al ataque de la enfermedad es la de floración y desarrollo del fruto.

1. Por su parte, el monitoreo es un proceso continuo que se implementa para advertir la aparición de plagas, identificarlas y establecer su cantidad o intensidad. Consiste en realizar frecuentemente (semanal o quincenalmente) un recorrido de observación por la plantación, que puede ser en zigzag, tratando de evaluar el 10% del número total de las plantas establecidas.

2. Se recomienda una buena aireación dentro del cultivo mediante deshoje, poda y recolección de partes afectadas.

3. Evitar el exceso de fertilización nitrogenada, que lleva a un excesivo crecimiento vegetativo, lo cual a su vez, produce un microclima apto para la infección.

4. Se deben inspeccionar los trasplantes antes de llevarlos a campo, se debe mantener un bajo nivel de humedad superficial cuando se tienen frutos en la planta.

5. Realizar el control de arvenses en la zona de plateo y en las calles, para evitar que dichas arvenses sirvan como hospederos de plagas.

6. Aspersiones de fungicidas curativos, sistémicos y preventivos.

7. Las aspersiones de fungicidas deben realizarse después de la poda sanitaria y de la recolección de frutos y hojas afectadas.

Descripción

PRODUCTOS RECOMENDADOS

Top

Tipo de Producto