Botrytis en cebollas

Botrytis cinerea Pers. Ex. Fr.
Estas enfermedades aparecen principalmente en forma de tizones de inflorescencias y pudriciones del fruto, pero también como chanchos o pudriciones del tallo, ahogamiento de las plántulas, manchas foliares y como pudriciones del tubérculo, como un bulbo y raíces. Bajo condiciones húmedas el hongo produce una capa fructífera conspicua de moho gris sobre los tejidos afectados. La pudrición inicia en la zona del cuello, expandiéndose hacia el resto del bulbo. El crecimiento grisáceo del hongo en generalmente visible en la zona del cuello y las escamas externas.
Share on facebook
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
  • Detección
  • Perjuicios

SINÓNIMO:  Botryotinia fuckeliana (de Bary) Whetzel, Haplaria grisea Link, Botrytis vulgaris Link.:Fr., Sclerotinia fuckeliana (de Bary) Fuckel).
ORDEN: Helotiales

Podredumbre gris, moho gris, pudrición del cuello, botrytis en cebolla.
B. cinerea es un hongo polífago con un amplio rango de hospedantes y de amplia difusión mundial, siendo el agente causal de la podredumbre gris en diversos cultivos de importancia económica. Se ha reportado más de 1.400 especies atacadas por Botrytis. Esta es una enfermedad que ataca seriamente durante el transporte, almacenamiento y mercadeo. Las pérdidas son grandes porque el hongo crece lentamente, pero no es inhibido por las bajas temperaturas durante el almacenamiento. Las cebollas blancas son las más afectadas y las variedades de color son más tolerantes. La infección se presenta en la parte superior del cuello de los bulbos que han sido impropiamente curados, después de la cosecha, aunque frecuentemente ocurre a través de heridas. Las pérdidas económicas causadas por este patógeno fluctúan entre 30 y 50%, y si ocurre en etapas tempranas puede llegar hasta un 100% de la producción.
El género Botrytis fue descrito por primera vez en 1729 por Micheli, desde esta fecha y en especial la especie Botrytis cinerea ha sido muy estudiado por causar grandes pérdidas económicas en plantas cultivadas. Este patógeno se encuentra distribuido en todo el mundo y afecta más de 200 géneros de plantas incluyendo al chile y tomate. En Colombia es una de las enfermedades aéreas más importante en cultivos de invernaderos y al aire libre, sus reportes son más incidentes en Antioquia, Cundinamarca y Boyacá.
En cebolla es común que se presente la enfermedad en el bulbo después de la cosecha. La infección inicia de preferencia en la zona del cuello, desde donde se dispersa al resto del bulbo. El hongo avanza por la túnica o por el follaje hacia abajo causando un pardeamiento de los tejidos que se hacen granulares y toman un aspecto cocido. Sobre la superficie de los bulbos se desarrolla el típico moho gris del hongo. Posteriormente aparece una masa negra de esclerocios que rodean el cuello y que constituyen las estructuras de resistencia del patógeno. Cada esclerocio mide de 1-5 mm de diámetro. Los lados o bases de los bulbos rara vez se afectan, excepto cuando se producen heridas en las túnicas externas, antes o durante la cosecha.El follaje también puede verse afectado en campo, se pone café y puede caerse en un periodo de una semana. También puede afectar las flores, semillas y a plantas pequeñas iniciando una pudrición en el cuello.
Requiere un clima húmedo y moderadamente frío (18 a 23º C) para que se desarrolle adecuadamente, esporule, libere y germinen sus esporas y para que produzca la infección y humedades relativas superiores al 85%. Otra factor importante es la presencia de heridas y la suculencia del tejido del cuello durante la cosecha. Controlar los niveles de nitrógeno en el suelo, ya que niveles elevados favorecen el desarrollo de la enfermedad.
Flores, follaje, ápice y bulbo.
El hongo pasa el invierno en forma de esclerocios sobre restos de vegetales podridos o en el terreno. Los esclerocios forman esporas denominadas conidios, que son diseminadas fácilmente por el viento. Estas esporas pueden infectar la planta y permanecer allí en estado latente. Durante el crecimiento de la planta puede que no se observe ningún síntoma. La enfermedad se extiende principalmente durante los periodos húmedos. El momento crítico para la infección aparece entre la maduración y la recolección. La enfermedad puede manifestarse cuando la cosecha está ya almacenada, si ésta no estaba suficientemente madura o se encontraba húmeda en el momento de la recolección.

Fresa, uva, tomate, cebollas, rosas, mora, puerro, hortalizas, alcachofa, fríjol, remolacha, zanahoria, lulo, pepino, berenjena, plátanos, lechuga, pimentón, ají, calabaza, manzana, arándanos y ornamentales.

El momento crítico para la infección aparece entre la maduración y la recolección.

1. Se debe realizar monitoreos dos veces por semana en el cultivo.

2. Eliminación de los restos de plantas y de los bulbos enfermos.

3. Permitir una total maduración de los bulbos antes de cosechar.

4.Secado y curado adecuado de los bulbos en modo que el cuello se cierre.

5. Rotación de cultivos por 2 años al menos.

6. Evitar altas densidades de plantas.

7. Los órganos almacenados como es el caso de los bulbos de cebolla, deben protegerse manteniéndolos de 2 a 4 días a una temperatura de 32 a 50º C a fin de eliminar el exceso de humedad y manteniéndolos posteriormente a 3º C en un ambiente lo más seco posible.

8. Se han descrito diversos hongos (Trichoderma spp., Coniothyrium spp., Gliocladium p., Mucor spp., Penicillium spp., Verticilium spp.), bacterias y nematodos como antagonistas de B. cinerea, citando a los primeros como los más importantes en los cultivos hortícolas.

Descripción

PRODUCTOS RECOMENDADOS

Top

Tipo de Producto