Trips de los invernaderos

FRANKLINIELLA OCCIDENTALIS PERGANDE.

Generalmente los adultos llegan a medir menos de 2 mm de longitud, son delgados con alas angostas y con flecos. las hembras son de mayor tamaño que los machos, estas tienen el abdomen fusiforme, y varían en color de amarillo a marrón y hasta casi negro. El macho tiene el abdomen más angosto y es blanco amarillento. Las hembras pueden durar hasta 90 días y generalmente los machos solo duran la mitad de lo que duran las hembras.

La hembra inserta los huevos en la epidermis de las hojas, estructuras florales o en el fruto; los huevos son reniformes y opacos, con longitud de 200 µm. La incubación puede durar entre 4 días, a temperaturas alrededor de los 27°C hasta 13 días a 15°C. Los trips presentan dos estados larvarios, ambos fusiformes, de color blanco cremoso a amarrillo. Las larvas son móviles, pero tienden a residir en lugares ocultos de las plantas, como el interior de las flores, hojas en desarrollo, o debajo del cáliz de los frutos. El primer estadio larvario dura de 3 a 7 días y el segundo estado larvario dura también de 3 a 13 días. Del mismo modo, se presentan dos instares pupales, en los que son inmóviles y no se alimentan. Aunque son capaces de moverse, ninguno de los instares de pupa lo hace activamente, salvo que sea molestado. El pirmer estado de pupa, la prepupa, tienen pequeñas alas incipientes y antenas que salen hacia adelante desde su cabeza. La pupa tiene alas incipientes que se extienden hacia más de la mitad a lo largo del abdomen, y las antenas se curvan sobre la cabeza. Ambos estadios de la pupa son por lo general de un color blanco a cremoso. La fase de prepupa tiene una duración de un día y el estado de pupa generalmente tiene una duración de una semana.

Share on facebook
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

SINÓNIMO: Euthrips helianthi, Euthrips occidentalis Frankliniella venusta.
FAMILIA: Thripidae
ORDEN: Thysanoptera

Trips occidental de las flores, trips de los invernaderos.
Esta plaga causa pérdidas directas y, en especial, las indirectas que están relacionadas con la transmisión de tospovirus por F. occidentalis son muy cuantiosas y, según algunos cálculos, ascienden a los mil millones de dólares al año.

La plaga es nociva en los estados de larva y adultos, pero, según se ha reportado, los daños directos relacionados con la alimentación de esta plaga, son más significativos en su estado larvario que en su estado adulto.

Para el cultivo de rosas, las pérdidas ocasionadas por esta plaga están alrededor del 3% de la producción total por un costo aproximado de 30 centavos por cada unidad floral.
Es originaria de California, fue descrita por primera vez en 1895. Hasta finales de la década de los 70 esta plaga estuvo restringida a los estados del Oeste de EE.UU., pero a partir de ese momento la especie se propagó por todo el mundo. En 1983, fue detectada en invernaderos de Holanda y de allí empezó un proceso de expansión por todos los estados europeos y por el Norte de África.

En Colombia se encuentra distribuida en La Unión, La Ceja, Rionegro, Marinilla, San Vicente, Antioquia; Sabana de Bogotá, Cundinamarca.
Por su diminuto tamaño, inferior a los 2 mm, es imposible para el ojo humano, sin ayudas, detectar los flecos característicos en las estrechas alas o las setas distintivas, en la parte anterior y posterior del prototórax, de F. occidentalis. Inclusive su color, amarillo pálido con franjas marrones, es difícil de distinguir. Sin embargo, es fácil detectar la presencia de trips de esta especie si, después de sacudir las flores de alguna planta afectada sobre una hoja blanca de papel, caen encima de esta uno o varios individuos, como minúsculas manchas amarillas o marrones.
Metamorfosis holometábola. Los huevos eclosionan cuando tienen de 4 a 13 días luego de la postura, las larvas se desarrollan de 3 a 13 días, la pupa tarda 8 días y los adultos viven de 40 a 90 días.
Larvas y adultos
Las hojas, presentan puntos oscuros localizados ocasionados por los excrementos de la plaga, zonas pálidas provocadas por las picaduras y absorción de la savia por parte de esta plaga y deformaciones y atrofias foliares originadas por la misma causa. En las flores, deformaciones, entorchamientos y manchas localizadas. En los frutos, puntos y manchas que afectan su apariencia y reducen su comerciabilidad y, en algunos casos, pueden dar lugar al rajado a agrietamiento del fruto y al consecuente acceso de hongos causantes de enfermedades.

Batatilla morada (Ipomoea purpurea)
Bledo (Amaranthus palmeri)

Afecta a cultivos como el fríjol, arveja, lechuga, rosa, fresa, pepino, ají, pimentón, tomate, crisantemo, hortensia, clavel, zanahoria, cítricos.

Esta plaga es transmisora de múltiples virus, entre los cuales se destaca el tospovirus del Bronceado del Tomate (TSWV). Se calcula que las pérdidas mundiales anuales por este virus que transmite F. occidentalis están en el orden de los mil millones de dólares.
1. Monitoreo y muestreo: este se realiza mediante trampas pegajosas de colores; la especie muestra una especial inclinación por el color azul claro. El uso de trampas también ayuda a determinar la distribución espacial de la plaga, las porciones del campo o de los invernaderos en los que se encuentra presente esta y, en consecuencia, facilita una aplicación dirigida de insecticidas, con el fin de disminuir el volumen de aplicación y de incentivar el desarrollo de resistencia del trips occidental de los invernaderos a insecticidas.

2. Umbral de acción: los porcentajes de incidencia de F. occidentalis a considerar para accionar al control químico: >15% incidencia o 3 insectos por hoja o flor.

3. Control cultural: evitar usar material de propagación, semillas o plántulas, afectadas por esta plaga e igualmente destruir flores, hojas o brotes en donde se haya detectado la presencia de F. occidentalis.

4. Entre los métodos de control más importantes están el uso de barreras vivas ubicadas no a menos de 20 m de las plantaciones.

5. Un adecuado manejo del riego, fertilización y control de malezas permite disminuir el desarrollo potencial de la plaga, ya que plantas sanas y vigorosas resisten mejor los ataques.

6. Control biológico: sus depredadores más conocidos y empleados en su control biológico en la agricultura son chinches del género Orius, en especial, O. insidiosus, y los ácaros Amblyseius swirskii y Neoseiulus cucumeris. También se usan en el control biológico, entomopatógenos como el hongo Beauveria bassiana y el nematodo Steinernema feltiae.

PRODUCTOS RECOMENDADOS

Top

Tipo de Producto