Mosca del botón floral

Los huevos son puestos dentro del botón floral, a veces pueden ser observados en grupos o individualmente. Recién puestos, los huevos son elongados, de color hialino, pero no translúcido, cambia a blanco cremoso después de la eclosión. Su corión es liso y mide de 1 a 2 mm de longitud. Las larvas presentan una apariencia vermiforme típica de moscas de la fruta. Tienen forma ensanchada en la parte caudal y se adelgazan gradualmente hacia la cabeza; son de color blanco a blanco amarillento a medida que se va dando su crecimiento. Atraviesa por 3 instares larvales. Las larvas antes de pasar a prepupa se entierran en promedio a 1 cm del suelo para transformarse en pupa. La pupa es de forma cilíndrica tipo coartada, con 11 segmentos, el color varía entre un marrón claro y oscuro y en los extremos se notan los espiráculos anteriores y posteriores. Su longitud tiene un promedio de 4.5 mm. Las moscas adultas son pequeñas, de aproximadamente 5 mm de longitud y de color azul metálico brillante. La hembra adulta posee un ovipositor retráctil y pronunciado con punta en forma de lanza y el macho adulto tiene el último segmento abdominal redondeado.

Share on facebook
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

SINÓNIMO:
FAMILIA: Lonchaeidae
ORDEN: Díptera

Mosca negra de la fruta, mosca del botón floral.
Son responsables de la caída de los botones florales y del daño en frutos en el cultivo de las Passifloras (Maracuyá, Granadilla, Gulupa, Curuba), causando pérdidas económicas a los cultivadores. Esta plaga puede causar pérdidas en la floración que pueden variar entre un 40 y 80%.
En Colombia se encuentra distribuida en las zonas productoras de Passifloras como Antioquia, Boyacá, Caldas, Cundinamarca, Huila, Tolima, Quindío, Risaralda y Valle.
Los adultos se caracterizan por ser metalizados; tienen colores azules y negros brillantes y su tamaño puede llegar a los 10 mm de longitud. Las hembras depositan los huevos dentro del botón floral; éstos son muy pequeños (1-2 mm). Luego emergen las larvas, salen de la flor y pupan en el suelo; el ciclo varía según la temperatura, pero puede durar alrededor de 22,8 días.
Metamorfosis holometábola. Los huevos tardan de 3 a 4 días para eclosionar. Atraviesan tres estados larvales; las larvas del primer (I) instar se desarrollan de 3 a 4 días, pasan a al segundo (II) instar donde tardan 2 a 4 días para pasar al ultimo instar (III) y en este pueden tardar de 3 a 4 días en desarrollarse completamente, y convertirse en pupa. El estado de pupa tarda entre 5 a 13 días. Los adultos pueden vivir entre 16 a 29 días en total.
El daño es causado directamente por las larvas.
Las larvas se alimentan del botón floral o de la propia flor consumiendo anteras o el ovario, causando la caída de flores y botones, afectando así la producción de la planta. El daño produce clorosis en la estructura (excepto el pedúnculo), pérdida de brillo natural, un leve arrugamiento en la parte basal y finalmente caída del botón.

Maracuyá, gulupa, granadilla, curuba.

No se ha reportado como vector de virus.
1. Monitoreo: existen dos tipos de trampas claves que se pueden instalar en los cultivos. Una de ellas es la trampa Jackson la cual consiste en disponer un gel o un algodón con una feromona atrayente (Trimedlure) para la atracción de machos. La otra es la trampa McPhail la cual contiene un atrayente alimenticio (proteína hidrolizada); está atrae tanto machos como hembras. Estas se disponen dentro del cultivo a una altura no mayor a 1.5 m; en Colombia el ICA aconseja que para monitoreo se necesita una de estas por cada hectárea cultivada.

2. Control cultural: los frutos afectados por las moscas se deben recoger de las plantas y del suelo para evitar que las larvas salgan y pupen en el suelo, estos frutos deben desecharse lejos del lote productivo y enterrarse. También se puede rastrillar el plato de las plantas haciendo control mecánico de las larvas.

3. Control biológico: están reportados algunos enemigos naturales que ayudan a la reducción de poblaciones, siendo la mayoría Hymenópteros. Para el caso de C. capitata, se ha usado el parasitoide Dichasmimorpha longicaudata en cultivos de mango. Sin embargo este tipo de control depende de las condiciones ambientales donde se encuentre el cultivo, la densidad de plantas y la disponibilidad comercial del parasitoide.

4. Control químico: algunos de los controles químicos generalmente utilizado son los cebos tóxicos o islas tóxicas, los cuales consisten en la mezcla de proteína hidrolizada (atrayente) y un insecticida preferiblemente de baja categoría toxicológica y agua; esta mezcla se puede aplicar en sectores del lote (isla tóxica) o de forma generalizada. Se resalta que el número de aplicaciones y el momento de la aplicación están determinados por los datos encontrados en las trampas.

PRODUCTOS RECOMENDADOS

Top

Tipo de Producto