Cogollero del tomate

TUTA ABSOLUTA MEYRICK

Los adultos miden 6 mm de largo y aproximadamente 10 mm de expansión alar. Poseen alas angostas, antenas largas y filiformes. Las alas anteriores son de color gris, con escamas de color gris oscuro, que alternan con otras de color café claro y de color crema, constituyendo el conjunto con pequeñas manchas dentro de un tono general gris. Las alas posteriores son de color gris con abundantes flecos en los bordes posteriores y distales. El abdomen es de color blanco crema en las hembras y gris crema en los machos. Los huevos son elípticos a ovales, miden en promedio 0,38 mm de largo y 0,23 mm de ancho; su color es blanco crema cuando están recién puestos, y a medida que progresa la incubación pasan por colores amarillo pálido, amarillo y amarillo anaranjado; y cuando están próximos a eclosionar toman una coloración oscura. Las larvas son eruciformes con tres pares de patas torácicas, cuatro pares de seudopatas abdominales y un par anal o telson. En su primer instar tienen 1,4 mm de largo; 0,9 mm; son ligeramente aplanadas. Pasan por cuatro instares, presentando coloraciones variadas que van desde verde claro hasta casi rojizo, antes de empupar; en el último instar alcanzan una longitud de 6,8 mm; 7,7 mm. Las pupas son obtectas, miden 4,6 mm de largo promedio y 1 mm de ancho en promedio. Inicialmente son de color verdoso, el cual posteriormente se torna café, lisas y brillantes. Están protegidas por un capullo blanquecino.

Share on facebook
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

SINÓNIMO: Gnorimoschema absoluta (Meyrick) Clarke.
FAMILIA: Gelechiidae
ORDEN: Lepidóptera

Gusano cogollero del tomate, palomilla del tomate, gusano minador del tomate, polilla del tomate, minador de la hoja y tallo de la papa.
Afecta al cultivo de tomate y otras solanáceas; ocasionando daños a la presentación del producto, limita la comercialización y el ocasiona el cierre de mercados. Cuando no se aplican medidas de control, se presentan pérdidas de hasta 100%, dado que las larvas producen minas en las hojas y brotes superiores; además, perforan tallos y frutos. Sin embargo, aun con medidas, el daño a los cultivos todavía podría ser de entre el 1 y el 5%.
Es originario de Sudamérica. T. absoluta se extiende por Sudamérica en países como Argentina, Bolivia, Paraguay, Perú, Uruguay, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador y Venezuela, así como en Europa en Albania, Alemania, Francia, Grecia, Italia, Malta, Portugal, España, Reino Unido, Suiza y Holanda (invernaderos). En África septentrional se encuentra en Argelia, Libia, Túnez, Marruecos, y en Asia está registrada en Bahrein y Kuwait.

En Colombia se ha reportado en Valle del Cauca, Nariño, Cundinamarca, Caldas, Tolima, Cesar, Guajira y Antioquia.

Una característica importante que separa a T. absoluta de otros minadores es, que las larvas depositan los excrementos en un solo extremo de la galería, a diferencia de Lyriomiza que las dispersa a lo largo de la galería.

Las larvas son de color crema con la cabeza oscura, pasando a color verdoso y ligeramente rosado a partir del segundo instar. El adulto posee alas grises con manchas negras sobre las alas anteriores; en las alas posteriores presenta una banda de pelos o fleco fino en el borde posterior.
Metamorfosis holometábola. Los huevos tardan entre 4 a 8 días, las larvas se desarrollan entre 13 a 25 días, la pupa de 8 a 15 días y los adultos viven entre 6 a 10 días.
Larvas
En infestaciones iniciales se aprecian galerías en las hojas, en los brotes más tiernos, flores o frutos recién formados. Las larvas minan las hojas, mientras que otras se dirigen a los brotes donde se adhieren a las hojas terminales que posteriormente se secan y luego profundizan dentro del tallo haciendo una galería de arriba hacia abajo; otras veces reúnen los limbos de dos hojas y se alimentan dentro de la cavidad formada. En ocasiones, barrenan el ovario de la flor del tomate, propiciando la caída de los botones, las flores y los frutos, y también pueden perforar los frutos tiernos, restándoles calidad comercial.

Granadillo (Solanum bonariense)
Hierba negra (Solanum nigrum)
Trompillo (Solanum elaeagnifolium)
Espina colorada (Solanum sisymbriifolium)
Toloache (Datura stramonium)
Lycium sp.
Lycopersicum puberulum
Hierba morada (Solanum chenopodioides)
Manzanita de amor (Solanum pseudocapsicum)
Solanum viride
Revienta caballo (Solanum aculeatissimum)
Hierba morada (Solanum americanum)
Coralillo (Lycium chilense)

Tomate, papa, pepino dulce, tabaco, berenjena y pimiento.

Ninguno conocido.
1. Monitoreo y muestreo: se debe revisar dos veces por semana el cultivo, contabilizando el número de huevos y larvas del cogollero y retirándolos del cultivo. Se evalúan un promedio de 20 plantas/1.000 m2.

Se debe garantizar que haya una cobertura homogénea de toda la superficie de cultivo, con énfasis en los bordes y centro para detectar los daños ocasionados por T. absoluta. La observación se enfocará en las hojas jóvenes y en la zona del pedúnculo de los frutos. Las medidas de control deben iniciar cuando se encuentre un huevo o una mina con larva en una hoja, en una muestra de 50 hojas.

2. Umbral de acción: como umbrales de daño se recomienda el 1% de brotes terminales infestados con larvas vivas o muertas; 5 a 10 larvas por cada hilera de 3 m; 2 a 3 frutos perforados por planta, y de captura 35 adultos por trampa con feromona por la noche.

3. Control cultural: se realizan actividades previas al trasplante como, la rotación de cultivos para romper con el ciclo de la plaga. Utilizar plántulas libres de la plaga, evitar la proximidad entre las plantaciones nuevas con las viejas y eliminar las malezas que afectan al cultivo a tiempo.

Durante el cultivo, en el caso de infestaciones leves, semanalmente se eliminan los folíolos con galerías de la palomilla de tomate. Al terminar el cultivo, arrancar las plantas frescas, después de la última cosecha. Los restos vegetales deben ser destruidos inmediatamente o deben ser adecuadamente aislados. Esto puede ser enterrarlos o mantenerlos en contenedores cerrados o cubrirlos herméticamente con plástico durante por lo menos tres semanas.

Mover el suelo inmediatamente después de la última cosecha. Para evitar la evolución de larvas y pupas que se desarrollan en el suelo. En el caso de sistemas de cultivo protegido debido a que la gran mayoría de las pupas se encuentran en el suelo, se debe tapar el suelo con un plástico durante al menos 15 días.

PRODUCTOS RECOMENDADOS

Top

Tipo de Producto