Acaro Blanco

POLYPHAGOTARSONEMUS LATUS BANKS

La hembra adulta mide de 1.0 a 3.0 mm de largo, posee el cuerpo fuertemente convexo dorsalmente y se caracteriza por tener coloraciones que varían desde el blanco hasta el verde oscuro con una franja dorsal longitudinal de color blanco. Los machos son más pequeños y comprimidos lateralmente, los cuales tienen cuatro pares de patas que son visiblemente más largas que en las hembras. En los machos las patas traseras son modificadas hacia el interior con una uña similar a un apéndice. Su cuerpo va tomando una coloración progresiva de transparente hasta dar un color ámbar en los machos maduros.

Los huevos son característicos de la especie. Estos son grandes, ocupan casi la mitad del cuerpo de la hembra. De forma oval y blanquecina, el corion está cubierto por filas longitudinales de tubérculos blancos y se asemejan a diminutas pelotas de golf aplanadas. Son colocados sobre los puntos de crecimiento o en la cara inferior de las hojas nuevas y eclosionan al cabo de tres días. Las larvas son minúsculas, blancas y en forma de pera, y en este estado duran de 2 a 4 días. La pupa corresponde a una fase inmóvil en el cual el estado ninfal se desarrolla en la cutícula larval. Las hembras en estado ninfal (estado inmóvil) son transportadas por lo machos hasta los brotes y frutos nuevos.

Share on facebook
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

SINÓNIMO: Hemitarsonemus latus Banks.
FAMILIA: Tarsonemidae
ORDEN: Acarina

Ácaro blanco, ácaro ancho, ácaro hialino.
Es considerada como la plaga más importante de los cítricos en los trópicos y en muchas regiones del mundo. En colectas realizadas en Valle, Quindío, Caldas, Risaralda y Antioquia, sobre árboles de naranja valencia, se encontró que la familia Tarsonemidae, presentó la mayor diversidad de especies entre los ácaros fitófagos, representando el 49% de las especies encontradas, siendo predominante en todas las zonas productoras de los cinco departamentos (Valle del Cauca, Quindío, Risaralda, Caldas, y Antioquia); ocasionando pérdidas por momificación de frutos de hasta dos meses de desarrollo y en otros casos causando cicatrices y malformaciones.

En climas templados, es una plaga grave en las hortalizas bajo invernaderos. Debido a su potencial reproductivo, puede alcanzar densidades de daño en muy poco tiempo. Además, en algunos cultivos se pueden producir daños significativos a un nivel de infestación muy bajo. Se han reportado pérdidas de casi el 100%.
Esta especie presenta amplia distribución geográfica, encontrándose en países como Australia, Asia, África, Europa, Norte, Centro y Sur América, Islas del Pacifico Sur.

En Colombia este ácaro blanco es el principal problema en todas las zonas productoras de cítricos en el país.
Este ácaro es traslúcido, de color amarillento o blanco perlado, tamaño muy pequeño, es ancho y presenta una banda blanca longitudinal característica de la especie. Los adultos tienen ocho patas y los machos las tienen más largas que las hembras.
Este ácaro tiene una metamorfosis hemimetábola. Atraviesa por los estados de huevo con una duración de 3 días, ninfas de 2 a 4 días y adultos de 12 días aproximadamente.
Adultos
El primer síntoma aparente es la proliferación exagerada de renuevos, las yemas se engrosan y deforman, muchas de ella no llegan a desarrollarse. Este tipo de daños es más notable en plantas utilizadas para patrones. En plantas ya desarrolladas las poblaciones se concentran en los cogollos, las hojas crecen deformes y entorchadas. Al final, la parte inferior de las hojas presentan un color plateado que con el tiempo se torna marrón y los bordes se enrollan hacia la nervadura central. En frutos, los daños se observan generalmente en los de menos de 2 cm de diámetro; los cuales pierden su brillo natural, se torna de color plateado y se cubre de una película de consistencia rugosa al tacto.

Al momento se han reportado más de 15 plantas hospederas silvestres.

Esta especie presenta amplia distribución geográfica y tiene más de 60 familias de plantas hospederas. Causa daños de importancia económica en cultivos como algodón, tomate, pimentón, papa, papaya, maracuya, fríjol y cítricos (mandarina, naranja, tangelo, limas y limones).

No se ha reportado como vector de virus.
1. Monitoreo y muestreo: para el manejo adecuado de los ácaros fitófagos en cultivos de cítricos es necesario efectuar inspecciones periódicas en los huertos, revisando las hojas y los frutos con la ayuda de una lupa de diez aumentos. El monitoreo cuantificado se debe iniciar tan pronto las poblaciones se hayan detectado a través de las observaciones periódicas dentro del huerto, prolongándose por lo menos durante las dos o tres semanas siguientes. El primer paso es seleccionar como mínimo dos árboles por hectárea al azar, uniformemente distribuidos dentro de la plantación. Se puede evaluar cuatro, cinco y hasta diez árboles por hectárea. Si la plantación es grande, el número de árboles será mayor. Para una plantación de diez ha, se recomienda muestrear en promedio 20 árboles.

2. Umbral de acción: más de 6 ácaros por fruto u hoja, en el 40% de los árboles evaluados, se informa una incidencia alta de la especie del ácaro evaluado y amerita un control químico con un acaricida, cuando se observa solo incidencia alta en un foco, amerita un control químico focalizado.

3. Control cultural: mantener coberturas verdes por las calles, pues dan albergue a muchos ácaros benéficos de la familia Phytoseidae y a otros depredadores, como vaquitas, chinches y crisopas.

4. Control biológico: entre los enemigos naturales del ácaro blanco P. latus se destaca el ácaro depredador Amblyseius sp. por ser el más importante consumidor de huevos y ninfas del ácaro blanco. T. peregrinus en condiciones de laboratorio e invernadero consume del 23 al 75% de huevos, estados larvales y adultos de P. latus.

Los hongos entomopatógenos se encuentran entre las alternativas más promisorias como reguladores naturales de ácaros plaga en cítricos. B. bassiana, P. fumosoroseus e H. thompsonii, son capaces de infectar P. latus bajo condiciones de laboratorio.

5. Control químico: los productos recomendados para el control de ácaros son los acaricidas o insecticidas específicos, y entre ellos se mencionan abamectina, ethion, propargite, dicofol, diflubenzuron, pyridaben y los azufrados, entre otros; estos productos presentan mejores resultados cuando se aplican en mezcla con aceites agrícolas y dirigidos hacia los focos de infestación.

PRODUCTOS RECOMENDADOS

Top

Tipo de Producto