Gusano Cogollero

SPODOPTERA FRUGIPERDA J. E. SMITH

Su aspecto es algo variable, tienen de 30 a 35 mm de expansión alar, tórax y abdomen pubescentes y de color ceniciento, siendo el primero más oscuro; las antenas son filiformes. El macho tiene las alas anteriores de color pardo oscuro, las alas posteriores son blancas, pero muestran en el borde externo un ribete oscuro. La hembra posee las alas anteriores de color gris, más homogéneo comparado con el del macho; también se observan en ellas arabescos, aunque menos conspicuos. Los huevos son puestos en grupos o masas en número de 100, protegidos por una telilla transparente. Individualmente son de forma globosa, algo aplanados en la parte superior, con 0,5 mm de diámetro, con la superficie externa estriada radialmente, de color rosado pálido que se torna gris a medida que se aproxima la eclosión a los dos o tres días de la oviposición. Las larvas al momento de la emergencia miden entre 1 y 1,5 mm de longitud. Son eruciformes, con tres pares de patas torácicas, cuatro pares de seudopatas abdominales y un par anal o telson. El cuerpo es de color blanco cremoso cubierto de pequeños puntos negros pubescentes y cabeza negra prominente. En estados más avanzados de desarrollo muestra una coloración variable, presentándose formas desde color verdoso hasta gris oscuro. En su máximo desarrollo después de 15 a 24 días de nacidas alcanzan de 34 a 44 mm de longitud. En esta especie se presenta de seis a siete estados larvales. Las Pupas son de color caoba y miden 14 a 17 milímetros de longitud, con su extremo abdominal terminando en 2 espinas o ganchos en forma de “U” invertida. Esta fase se desarrolla en el suelo y el insecto está en reposo hasta los 8 a 10 días en que emerge el adulto o mariposa.

Share on facebook
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
  • Detección
  • Perjuicios

SINÓNIMO: Prodenia obscura Riley.
FAMILIA: Noctuidae
ORDEN: Lepidóptera

Gusano cogollero del maíz, gusano ejército, pelón, palomilla del maíz, gusano vainero.
El gusano cogollero del maíz es una de las especies insectiles más dañinas del país. Este hecho justifica, en primer lugar por sus hábitos polífagos, por su voracidad y gran diversidad en formas de ataque, así como por su prolificidad.

En estudios cuantitativos sobre la selectividad de la plaga contra la planta de maíz, se ha demostrado el daño en etapa de crecimiento a las 5, 8 y 13 hojas, las pérdidas son de 20% y 26,26% respectivamente; cuando el ataque se produce en etapas más tempranas el daño puede ser mayor, ya que las plantas no pueden recuperarse. La plaga puede causar pérdidas superiores al 34% en maíz y específicamente en Colombia se han descrito pérdidas superiores al 60% en dicho cultivo.
Es nativo de Centro y Sudamérica, con amplia distribución geográfica, desde Argentina, Chile, México, Colombia, Estados Unidos, Ecuador, Brasil y Cuba.

El gusano cogollero del maíz se encuentra distribuido en todo el continente Americano, pero su ocurrencia se da en todas las zonas productoras de maíz. Su multiplicación está limitada por los fríos rigurosos de Norteamérica.

Esta plaga presenta 6 a 7 instares. Durante los dos primeros, las larvas roen la epidermis de las hojas, dejando manchas translúcidas; a partir del tercero, consumen toda la lámina foliar dejando huecos irregulares en el follaje, luego migran hacia el cogollo, donde encuentran protección. Por otra parte a esa edad, tienen hábitos caníbales, razón por la cual se encuentra una sola por cogollo. El mayor consumo es del 80% de la ingesta, que lo realizan en los dos últimos estadios.
Metamorfosis holometábola. Los huevos tardan entre 2 a 3 días para eclosionar, las larvas de 15 a 24 días, las pupas de 8 a 10 días y los adultos viven entre 10 a 12 días.
Larvas
Durante las etapas de crecimiento vegetativo del maíz, las larvas consumen principalmente las hojas tiernas de la superficie inferior, causando un machado característico, como de ventanas. En grandes densidades pueden matar las plantas jóvenes por defoliación o destruir los puntos de crecimiento; más tarde migran hacia los cogollos. Producen una perforación característica y hacen jirones a las hojas en desarrollo, ensuciándolas con excremento. Las larvas grandes pueden actuar también como gusanos cortadores; se esconden en el suelo durante el día y destruyen las plantas hasta de un mes de edad, mediante túneles en las partes inferiores del tallo. Cuando las larvas crecen, se pueden comportar como gusanos soldados.

Escoba blanca (Sida rhombifolia)
Escoba negra (Sida acuta)
Bledo (Amaranthus dubius)
Pata de gallina (Eleusine indica)
Escobillo (Corchorus orinocensis)

Las larvas muestran marcada predilección por las gramíneas, tanto cultivadas como silvestres, destacándose dentro de las primeras el arroz, el maíz, el sorgo, el trigo, la avena, la caña de azúcar y los pastos; también se alimenta de otros cultivos como el ajonjolí, el maní, la soya, el tabaco, la alfalfa, papa, berenjena, algodón, crisantemo y muchas más.

No se conoce alguno.
1. Monitoreo y muestreo: Es común que la plaga afecte al cultivo en manchones. Desde el lugar de la oviposición las larvas se dispersan en círculo, colonizando a las plantas vecinas de maíz. Es por eso que se recomienda un patrón de monitoreo formando una “X” que cubra el lote en cinco estaciones de muestreo de diez plantas cada una. Según el momento en que el cultivo se ve afectado por la plaga, el daño generado en la planta variará, y las soluciones a utilizar serán distintas. El momento óptimo de control es antes de que la larva se desarrolle más de 1,5 cm, ya que a partir de ese tamaño se alojan en el cogollo dificultando su control.

2. Umbral de acción: el 20% de las plantas que se evidencie con raspado en las hojas y presencia de larvas vivas o ante la presencia de las primeras plantas cortadas. Observar presencia/ausencia de oviposturas ayudará a determinar la estrategia de control.

3. Control cultural: se recomienda realizar una adecuada preparación del suelo, una apropiada selección de la semilla, un manejo conveniente de las malezas, la destrucción de las socas en algodonero, la rotación de cultivos, y de ser posible, el uso de variedades resistentes o tolerantes.

Se recomienda la siembra del maíz intercalado con fríjol presenta menos daño que cuando el maíz se siembra en monocultivo.

El riego por aspersión en maíz y sorgo reduce las larvas de 1° y 2° estado.

El arado y rastreado ayuda a la eliminación de pupas que pueden ser un inóculo primario, ya sea por destrucción mecánica o exposición a depredadores.

4. Control etológico: usar feromonas sexuales para atraer el macho.

5. Control químico: el control químico se divide en dos etapas: a) desde la germinación hasta las 8 hojas, donde se usan aplicaciones de insecticidas líquidos de contacto o ingestión, y b) después de las 8 hojas se hacen aplicaciones de insecticidas granulados de contacto directamente a los cogollos infestados, con la ventaja de que no requiere ningún equipo sofisticado para su aplicación.

PRODUCTOS RECOMENDADOS

Top

Tipo de Producto