Chinche de los pastos

COLLARIA SPP

Los adultos son de tamaño variable. Las hembras pueden medir de 6 a 8 mm de largo, y son de cuerpo elongado y estrecho. El color es castaño claro, el pronoto y la cabeza son más oscuros. Los machos miden entre 4,2 mm a 5,0 mm de longitud y son más oscuros. Las hembras tienen una duración aproximadamente de 16 días y los machos de 10 días. En total el ciclo del chinche de los pastos es de 70 a 78 días.

Las hembras ovipositan entre la vaina y el tallo; los huevos cambian de color a medida que maduran, en principio son brillantes y de tono verde claro, luego adquieren una coloración naranja – rojiza, que permanece hasta la eclosión de la ninfa. Estudios en campo del periodo de incubación, indican que el tiempo varía entre 29 a 35 días, para el día 31, ya había eclosionado el 70% de los huevo.

C. scenica atraviesa por cinco instares ninfales. El paso entre cada instar ninfal se determina por la presencia de la muda o exuvia que dejan las ninfas sobre el pasto y por el tamaño y desarrollo de las alas. Las ninfas recién eclosionadas tienen cuerpo rojizo, las patas y las antenas son incoloras, pero al cabo de tres minutos aproximadamente, adquieren el mismo color del cuerpo entre ninfas de primero y segundo instar, la única diferencia es el tamaño. A partir del tercer instar se inicia el desarrollo de las alas. En el quinto, las alas cubren más de la mitad del cuerpo del insecto. El rango de duración de los estados ninfales es similar para machos y hembras, con excepción del quinto instar que es un poco más largo para las hembras. En promedio el período ninfal dura 28,5 días.

Share on facebook
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

SINÓNIMO: Collaria columbiensis Carvalho.
Collaria scenica Stall.
FAMILIA: Miridae
ORDEN: Hemíptera

El chinche de los pastos, chinche secador, grillo de los pastos, saltador, chinche chupador de los pastos.
El insecto causa daños considerables en la cantidad y calidad del forraje producido, disminuye la cantidad de forraje por unidad de área y ocasiona daño económico considerable.

Su daño disminuye la disponibilidad del forraje utilizado para la alimentación de vacunos, incidiendo directamente sobre la producción de leche y carne. El daño causado por el insecto alcanza el nivel más alto, puede sufrir una reducción de 24.5% en la producción de materia seca, de 24.1% en la producción de proteína cruda y una reducción de 14.2% en la calidad y cantidad del forraje.
Los primeros daños ocasionados por esta plaga se reportaron en 1988 sobre pasto kikuyo, en la zona sur-occidental de la Sabana (Madrid – Facatativá). A partir de 1992 se han realizado registros en diversas zonas de Colombia, generalmente presentando daños en potreros en el Eje Cafetero, Antioquia, Boyacá, Cundinamarca, la Sabana de Bogotá, Valle del Cauca y Casanare.
Entre los adultos existe dimorfismo sexual; las hembras son de mayor tamaño que los machos, son de color pardo claro a excepción del abdomen que es de color verde y visiblemente más voluminoso. La diferenciación de hembras y de los machos es clara, por cuanto las primeras son más gruesas y su ovipositor se evidencia con facilidad.
Metamorfosis hemimetábola. Los huevos tardan de 29 a 35 días para eclosionar, atraviesa por cinco estados ninfales que tardan en desarrollarse 28,5 días y los adultos viven de 10 a 16 días.
Ninfas y adultos
El chinche de los pastos se alimenta del contenido celular, incluyendo la clorofila, que extrae de las hojas por medio del estilete que introduce en las células del mesófilo. En los sitios de alimentación quedan puntos blancos que caracterizan el daño inicial de la plaga. Estos puntos se unen y forman manchas. Posteriormente se observa amarillamiento del borde foliar, seguido por la muerte de los tejidos afectados; en pasto kikuyo el síntoma final consiste en el entorchamiento del tercio superior de la hoja, síntoma que con frecuencia se confunde con el efecto de heladas. En los potreros afectados se observan focos o parches de pasto amarillo, fácilmente distinguibles, donde se concentra gran parte de la población de la plaga.

Debido al crecimiento rastrero y denso del césped, las malezas no son un problema serio en el pasto. Cuando no se maneja adecuadamente y se pastorea continuamente, puede presentar sobrepastoreo con la siguiente invasión de malezas, especialmente la lengua de vaca (Rumex crispus).

Afecta principalmente a pastos como el pasto kikuyo, pasto guatemala, pasto pangola, pára, brachiaria, avena negra, pasto orchorol, festuca, pasto lanudo, acebo, maíz, trigo, arroz, entre otras gramíneas. También afecta algunas leguminosas como el fríjol y algunas cucurbitáceas.

Ninguno conocido.
1. Monitoreo y muestreo: la evaluación de plagas en los potreros tiene que ser permanente, ya que en ocasiones el daño que manifiesten los pastos, puede ser superior al que se puede tolerar.

2. Umbral económico: en el caso de Collaria, se informa que según estudios de dinámica poblacional, se registran altas poblaciones de la plaga, tanto en época seca como lluviosa. La escala de daños es la siguiente; presencia del insecto (daño menor del 1%), daño leve (algunas hojas con decoloración o moteado, en no más de una tercera parte del follaje), daño moderado (manchas de color amarillo o blanquecino que cubren entre 1/3 y 2/3 del área foliar, inicio de amarillamiento y necrosis), daño grave (hay amarillamiento casi total del follaje y se observa defoliación).

3. Intervalo entre pastoreos: como el siclo de la plaga en campo dura entre 60 y 90 días, se debe procurar reducir la frecuencia de pastoreo a períodos no mayores de 35 a 50 días.

4. Altura de pastoreo: el pastoreo bajo, a alturas inferiores a 15 cm en kikuyo, ha demostrado eficiencia en el manejo del chinche. Cuando se remueve la mayor parte del forraje, sin afectar las reservas de la planta, evitando el sobrepastoreo, se puede bajar considerablemente la población del insecto.

5. Fertilización y riego: realizar la fertilización de los potreros con base en análisis de suelo. No realizar aplicaciones basadas únicamente en Nitrógeno, este induce a tener pasturas suculentas y de consistencia blanda y que contribuye a tener mayor población del chinche. Aplicar riego en épocas secas.

6. Mantener potreros mixtos con mezclas de gramíneas 70% y leguminosas 30%.

7. Control biológico: entre los insectos benéficos (depredadores) están las mariquitas (Eriopis conexa conexa, Nabis sp.) que atacan a ninfas y a adultos del chinche. También se mencionan algunas especies de arañas (Alpaida variabilis), animales superiores como las golondrinas y aves de corral. Por otro lado, los que mayor potencial parecen presentar como controladores, son los hongos entomopatógenos como Metarhizium anisopliae, Beauveria bassiana y Paecilomyces sp.

PRODUCTOS RECOMENDADOS

Top

Tipo de Producto